Cenotes: Paraísos Sagrados

Autor:
Paula Camera

Cenotes: Paraísos Sagrados

Los cenotes son formaciones producidas a raíz de las lluvias e inundaciones a los largo de muchos años que, al combinar agua y ácido carbónico dieron lugar  a pasajes subterráneos, utilizados por los mayas para sus rituales, de los cuales aún se encuentran vestigios hoy en día.

CenoteLos antiguos pobladores de la civilización Maya, creían que los cenotes eran ventanas al otro mundo y una conexión al más allá, de allí que variedad de rituales para los dioses del “inframundo” se organizaran alrededor de éstos. Los “dzonot”, cenotes en terminología Maya, eran los únicos lugares donde se podía obtener agua fresca y aún hoy en día, sus aguas conservan un estado de pureza absoluto, pues no han sido alcanzadas por los rayos del sol.

Si visita la Riviera Maya, no puede pasar por alto la mágica travesía de visitar los cenotes más importantes del área, en los que podrá esnorquelear o bucear en medio de estalactitas o estalagmitas de miles de años de antigüedad, con una visibilidad tan clara que sentirá estar explorando una dimensión desconocida. No necesita ser un buzo experto para sumergirse en uno de estos “pozos sagrados”, pues cuentan con una profundidad de 5 a 10 metros, ideal para principiantes. CuevaAdentrarse en uno de ellos es toda una aventura, ya que se encuentran en estructuras de cavernas, usualmente pobladas por murciélagos y con formaciones rocosas de formas insólitas.

La Península de Yucatán es el único lugar del mundo con este tipo de formaciones naturales, actualmente se han detectado unos 3,000 cenotes, de los cuales sólo 1,400 han sido registrados y el resto aún permanecen inexplorados. En el corredor turístico de la Riviera Maya podrá encontrar fácil acceso a una diversidad de cenotes o ríos subterráneos de características distintas. Algunos están exclusivamente  bajo tierra mientras que otros guardan las características de una laguna pues están al aire libre.

Salto CenoteNo se puede describir con palabras la experiencia de dejarse llevar por la corriente de un río subterráneo, en un paisaje natural de extrañas formaciones que emergen de los techos de las cavernas o desde lo profundo de estos huecos, mientras que a nuestro lado corretean en alocada carrera diversidad de pececillos de bello colorido.

Entre la infinidad de cenotes que abundan en esta región podemos mencionar algunos de singular belleza como el Dos Ojos, Orquídea, Gran Cenote, Cristal o el Escondido. No debe preocuparle el no saber nadar pues en algunos penden unas sogas de lado a lado para poder sujetarse y disfrutar así de tan espectacular experiencia.

Cenote abiertoLa magia de encontrarse en un cenote es única, la paz que inunda estos recintos, su frescura y el saberse en un espacio de miles de años de antigüedad es sencillamente impactante, de allí la recomendación que comúnmente encontramos en estos sitios: “No destruyamos en unos días lo que la naturaleza tardó millones de años en crear”.

Actualmente los pobladores de la región, siguen considerando sagrados a los cenotes, hecho que resalta en una tradición popular que dice que los turistas que regresen a este lugar serán aquellos que hayan bebido el agua de un cenote. Por si acaso, no deje de tomar un sorbo de tan fresca agua, ¡esto le asegurará su pasaje de regreso!