Las Haciendas de Yucatán

Autor:
César Lozano

Haciendas en Yucatán

Alrededor de la ciudad de Mérida, el paisaje uniforme de selva baja está interrumpido aquí y allá por altas chimeneas rojizas. Indican la presencia de antiguas haciendas henequeneras que conservan vestigios de la industria y del tipo de vida que en ellas se llevó.

Las haciendas henequeneras en Yucatán surgieron a mediados del siglo XIX gracias a una singular planta pariente del agave: el henequén. La extraordinaria demanda de fibras duras en el mercado internacional, principalmente para la industria cordelera norteamericana, suscitó que durante 1880 y 1920, el henequén se convirtiera en el eje central de la economía yucateca, transformando el paisaje en hectáreas de “oro verde”. El henequén declinó después de la Segunda Guerra Mundial al ser desplazado por las fibras sintéticas.

Haciendas en Mérida

Las pencas de esta planta milagrosa producen unas fibras duras que fueron utilizadas para confeccionar bolsas y cuerdas de diferentes tamaños, desde cordeles finos para confeccionar hamacas pasando por sogas para amarrar los fardos de trigo o heno, hasta poderosos cables tan anchos como un tronco que sujetaban los barcos a los muelles del mundo.

Las haciendas en Yucatán estaban administradas por mayordomos y tenían sus propios medios de pago y control financiero; el patrón proveía los bienes indispensables a sus trabajadores y fijaba las normas de conducta.

Hoteles Hacienda en Yucatán

Hoy en día las numerosas haciendas son testimonio de esta opulenta época. Muchas han sido habilitadas como hoteles de gran lujo, paradores turísticos y museos, siendo majestuosamente restauradas de acuerdo a una amplia investigación histórica y arquitectónica. Las haciendas son una alternativa para rescatar una parte primordial del patrimonio histórico de Yucatán, dentro de un ambiente silvestre realzado por frondosos jardines donde faisanes y pavos reales pasean pausadamente pintando con sus delicados plumajes la vegetación. Muchas de ellas son lujosos refugios de descanso y puntos de partida para explorar una región rica en maravillas naturales y culturales.

Escrito por César Lozano Díaz

Enlaces relacionados: